Saliralaire

  • Diario Digital | viernes, 18 de octubre de 2019
  • Actualizado 16:14

NACIMOS PARA DEFENDER UNA CATALUÑA PLURAL DENTRO DE UNA ESPAÑA UNIDA.

Societat Civil Catalana: Constitución y concordia

El actual presidente de Societat Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa, ante las interpretaciones derivadas de sus palabras en una entrevista reciente, muestra el inquebrantable compromiso de la entidad con la unidad de España, nuestra Constitución y la concordia entre los propios catalanes y la de éstos con el resto de los españoles.

La imagen corresponde a la manifestación del 29 de octubre de 2017
La imagen corresponde a la manifestación del 29 de octubre de 2017
Societat Civil Catalana: Constitución y concordia

Constitución y concordia: estos dos principios han guiado a Societat Civil Catalana (SCC) desde su fundación. 

Son nuestra divisa y nuestra entraña.

  • Son el marco de referencia para entender cualquier texto o acción que provenga de nosotros.

Nacimos para defender una Cataluña plural dentro de una España unida.

  • Hemos trabajado y trabajamos para que la amistad civil triunfe sobre la fractura social.
  • No existe ni existirá nunca una SCC fuera de las coordenadas de la Constitución y la concordia.
  • Hemos defendido estos valores en un clima hostil.
  • Tenemos sensibilidades distintas, pero compartimos que la unión es superior a la división y la fraternidad más fuerte que la disgregación.

Unas recientes declaraciones mías sobre el mejor modo de defender la Constitución y la concordia en Cataluña han provocado una tormenta mediática.

  • A partir de allí se me han dirigido todo tipo de anatemas y tergiversaciones.

Me gustaría disipar toda confusión explicando qué quise decir y por qué.

Sigue más abajo...


Leer el artículo en el diario digital ELMUNDO.ES


Continuación...
 

  • No es suficiente con decir sólo no al independentismo, enquistado electoralmente alrededor del 47%. 
    • Si queremos resultados distintos, hay que explorar enfoques complementarios.
    • Evidentemente, en SCC siempre exigiremos que se garanticen con firmeza democrática el orden constitucional y la soberanía nacional.
    • Pero, además, es imprescindible argumentar, persuadir y convencer.
    • Debemos lograr que la mayoría de los catalanes comprendan que hay mejores opciones que la ruptura y vuelvan a sentirse afectiva y efectivamente vinculados al proyecto común español.
  • Es urgente promover en Cataluña una nueva cultura cívica.
    • En SCC trabajamos muy duro para lograrlo.
    • Pero esta nueva hegemonía nunca debe implicar la vuelta a los valores del pujolismo ni debe regresar a la situación de 2012.
    • Se trata de defender una cultura cívica alternativa y abierta, profundamente pluralista, que reconozca y vuelva a poner en valor la diversidad interna de Cataluña.
  • Para ganar un debate, más allá del aplauso de los convencidos, es importante comprender las motivaciones y aspiraciones del adversario (que también es nuestro conciudadano). 
    • Es conveniente captar sus elementos de racionalidad o al menos su aspiración de fondo.
    • En una democracia liberal nadie tiene el monopolio de la verdad -si bien la deliberación pública debe realizarse en el marco legal-.
    • Esta actitud dialogal permite desbloquear la comunicación y ganar el debate por elevación, encaminando e integrando la posición del otro en el horizonte que uno defiende.
    • Es un esfuerzo que vale la pena porque sirve para ganar, no para ceder.
  • Tal forma de argumentar es aplicable a muchos aspectos. Pongamos un ejemplo.
    • A un nacionalista no hay que pedirle que renuncie a defender su identidad cultural, sino animarle a que lo haga precisamente por ser parte del patrimonio común español.
    • Al mismo tiempo, habrá que exigirle que reconozca y valore la pluralidad interna de la cultura catalana.
    • La pedagogía constitucionalista empieza por desmontar las falsas contradicciones nacionalistas: lo que parecía incompatible es perfectamente articulable.
  • Una posible forma de dar la vuelta a la situación es cambiar el eje del debate en Cataluña. 
    • Ya sería un éxito importante pasar de la lógica de la ruptura a la lógica de la reforma.
    • ¿Por qué en vez de dedicar tanto tiempo a discutir sobre cómo rompemos nuestro país, no pensamos en cómo mejorarlo entre todos?
    • El momento está maduro para este giro, porque el desengaño independentista es palpable.
    • Un planteamiento así supera el choque dialéctico y dibuja un horizonte compartido.
    • Recuperar esa mirada compartida entorno a España es ya un triunfo del constitucionalismo.
    • Está claro que el objetivo de toda reforma es el bien común, no el contentamiento de unos pocos.
  • Si el separatismo ha sido eficaz en la ampliación de base ha sido porque ha logrado domesticar el futuro para su causa. 
    • Lo que han ofrecido los líderes independentistas es esperanza en un tiempo de depresión colectiva.
    • Por eso es importante que España recupere el discurso del optimismo y se presente como una tarea cívica abierta.
    • Tal es el objetivo de la iniciativa de SCC Foro 2050, para imaginar la España de nuestros nietos.
    • Porque una nación es, también, una memoria y un sueño en común.
  • Hay que subrayar que la lógica de la reforma no afecta solamente al Estado: el primer ámbito que debe ser reformado es la Generalitat. Y aquí SCC quiere ejercer un liderazgo activo.
    • Cataluña muestra serios déficits de pluralismo y calidad democrática: dopaje institucional del tejido social, colonización simbólica del espacio público, falta de neutralidad de la Administración, monolingüismo y sesgo en la escuela.
    • Exigiremos siempre el cumplimiento de las leyes, porque esa es la premisa de la convivencia democrática.
    • En los próximos días se conocerá una demanda de SCC contra diversas conselleries.
  • Una misión fundamental de SCC es dar voz a los catalanes invisibles, que son la mayoría.
    • Demasiados ciudadanos llevan décadas sintiéndose catalanes de segunda.
    • SCC pondrá siempre sobre la mesa sus derechos y reivindicaciones.
    • Lo hará en Barcelona, en Madrid y en cualquier instancia, recordando que no cabe la confusión entre Cataluña y las élites nacionalistas.
    • A la vuelta del verano presentaremos la Plataforma d'Afectats pel Procés, liderada por la periodista y escritora Anna Grau.
  • SCC tiene como guía la Constitución de 1978. 
    • No hay solución ni atajos para salir del laberinto catalán fuera de la Constitución.
    • Tampoco hay nada que pueda doblegar su espíritu, que ha sido siempre un espíritu de concordia.
  • SCC no dice ni hace otra cosa ahora que lo que ha dicho y hecho siempre. 
    • Mantenemos la letra y la música, con sus notas de reivindicación y sus notas de persuasión.
    • Sólo así podremos crear y mantener una melodía que comparta la mayoría de los catalanes.
    • SCC ha vuelto con más ganas que nunca de estar al servicio de Cataluña y del conjunto de España.
    • Pueden intentar tergiversar nuestras palabras pero nunca ahogarán nuestro compromiso.

Fernando Sánchez Costa es presidente de Societat Civil Catalana (SCC).



La entrevista de Europa Press a Fernando Sánchez Costa que ha causado el revuelo